Conoce los principales síntomas de la tendinitis rotuliana

El tendón rotuliano es la estructura que hay por debajo de la rodilla, uniendo los músculos cuádriceps a la tibia. Su función principal es la extensión de la rodilla. El término tendinitis va asociado a una inflamación en los tendones, que se encuentran expuestos a un desgaste, igual que otras estructuras de nuestras articulaciones

PIERDE PESO Y PONTE EN FORMA CON MI PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO ONLINE

Infórmate gratis y sin compromiso

Los dolores en el tendón rotuliano suelen venir derivados de diferentes causas, sobre todo derivadas de algunos deportes que originan una gran presión sobre las rodillas, como es el caso del levantamiento de pesas, baloncesto, saltadores, esgrima, etc.

Los tendones de la rodilla pueden inflamarse a causa de un uso excesivo, sobrecarga, o traumatismos diferentes.

Aunque hay diferentes tipos de tendinitis de rodilla, la más frecuente es la tendinitis rotuliana.

Síntomas de la tendinitis rotuliana

Una de las primeras señales de la tendinitis rotuliana es la sensibilidad en la parte inferior de la rótula. Esta sensación es mayor tras la realización de ejercicios y cuando el deportista está arrodillado o en cuclillas. El dolor puede ser continuo, tanto en la fase de reposo como en movimiento.

La gravedad y la intensidad de los síntomas asociados a la tendinitis pueden variar según sea la inflamación en los tendones implicados. El dolor también será diferente según la cantidad de lesiones que haya en los tendones. En casos más graves, el dolor será de la suficiente entidad como para restringir cualquier movimiento en la rodilla.

Otros signos evidentes de la tendinitis rotuliana es el dolor al tacto, es decir, al tocar la zona afectada y la inflamación de la misma.

Causas de la tendinitis rotuliana

Acerca de las causas de la tendinitis rotuliana se han ido formulando diferentes teorías. Una de ellas habla de un choque de carácter mecánico de la parte posterior del tendón, lo que ocasiona una presión directa sobre dicho tendón rotuliano.

Los expertos también han apuntado que serían los cuádriceps más débiles los que causarían la compresión que afectaría a los tendones. También una baja movilidad de la columna lumbar podría afectar a la estructura de la rodilla, incrementando la presión a los tendones.

Tratamiento

La continuidad en el ejercicio lo único que puede producir es un incremento en los síntomas y un agravamiento de la patología. Toda actividad que suponga un aumento en el malestar tiene que ser detenida.

  1. Los casos más leves de la tendinitis rotuliana suelen repararse con el descanso adecuado, el alivio del dolor y los síntomas, y el uso de antiinflamatorios si la zona se ha inflamado, lo que no siempre ocurre.

La aplicación de hielo en la zona dolorida puede contribuir también a paliar la posible inflamación, así como a aliviar el dolor causado por la lesión. Una vez que los síntomas han desaparecido, es recomendable realizar ejercicios de estiramiento y otros en cuclillas, de forma suave, deteniéndolos ante cualquier molestia que pudiera surgir.

  1. En aquellos supuestos en que la tendinitis sea de leve a moderada, puede ser preciso imponer un tratamiento más completo, como es el entablillado de la articulación, restringiendo su movimiento y evitando la presión sobre la rodilla. Algunos casos requieren incluso la inyección de esteroides en una zona cercana a la rodilla, sobre todo si los síntomas persisten una vez llevado a cabo el tratamiento inicial.
  1. Si la tendinitis rotuliana es grave y el especialista estima que las anteriores medidas no surtirán el efecto deseado y la consiguiente reparación de la articulación, puede requerir la cirugía para reparar el tendón desgarrado o roto. Tras la cirugía, lo aconsejable será que el paciente descanse unas semanas y la rodilla esté inmovilizada. Posteriormente se iniciará la fisioterapia para volver a la actividad normal de una forma progresiva y gradual.

Para los deportistas de alto nivel, la recuperación completa y la vuelta en condiciones físicas adecuadas a la competición pueden demorarse aproximadamente tres meses tras la cirugía.

¿Se puede prevenir la tendinitis de rodilla?

Es evidente que no podemos cambiar algunos factores como es el caso de la edad. Para deportistas de élite, atletas, etc., la participación en sus diferentes competiciones también es de suma importancia. Sin embargo, hay algunas medidas preventivas que pueden ser de mucha utilidad para prevenir la tendinitis en la rodilla.

Junto a todas estas acciones preventivas de carácter físico o muscular, no debemos olvidar que la toma de complementos alimenticios va a contribuir a que tengamos una óptima salud musculo esquelética, lo que ayudará a evitar todo este tipo de lesiones.

Entre las medidas preventivas más eficaces está el calentamiento previo a la actividad física o deportiva, así como las técnicas apropiadas de fisioterapia.

Cuando surgen los primeros síntomas, la identificación de que existe tendinitis en la rodilla y la implantación de un tratamiento adecuado lo antes posible, puede evitar que la tendinitis se desarrolle y llegue a limitar la actividad diaria.

  • El calentamiento. Músculos, tendones y otras partes de nuestro cuerpo deben tener un calentamiento previo antes de realizar actividades o deportes que vayan a involucrar un uso intensivo de las articulaciones. El calentamiento sencillo ayudará al correcto flujo sanguíneo y preparará a los músculos para las tensiones que van a soportar. Simplemente el caminar y estirar las articulaciones de las rodillas y de las piernas aportarán muchos beneficios para mejorar la salud muscular general.
  • Los estiramientos también son muy beneficiosos para fortalecer las articulaciones de las rodillas y prevenir la tendinitis rotuliana.
  • La fisioterapia. Este tipo de terapias pueden abordar el problema desde la raíz, aumentando el riego sanguíneo hacia el tendón y aumentando su recuperación de una forma importante. No olvidemos que uno de los problemas principales de la tendinitis es que tardan tiempo en curarse a causa del poco suministro de sangre que llega a la zona afectada por la lesión.

El fisioterapeuta llevará a cabo un masaje estimulando los llamados ganglios linfáticos, consiguiendo que los líquidos fluyan con más rapidez y la zona que rodea el tendón tenga un mayor suministro de sangre y de nutrientes.

En PersonalWinTraining nos tomamos muy en serio la salud de nuestros clientes, y todas las actividades están supervisadas y estudiadas para evitar cualquier tipo de lesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: You can use these tags <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>